martes, 21 de abril de 2015

Un ejemplo de cooperación

Hoy os presento un nuevo tipo de flor, son los comúnmente llamados Iris. Estas flores tienen esta forma ya que han ido evolucionando de tal forma que sus sépalos* sirven de plataforma para que los polinizadores se apoyen y puedan llegar al néctar que albergan en su interior. De esta forma, es más fácil que estos polinizadores queden impregnados del polen de las flores y polinicen otras flores que visiten.

Las relaciones entre una planta y su polinizador son un bonito ejemplo de cómo la naturaleza se ayuda entre sí para salir adelante. ¡Lo mismo tenemos que hacer nosotros! Ayudemos a los demás en lo que podamos y, muy importante, dejémonos ayudar por los demás.

Feliz Martes!

*En la siguiente entrada en la que aparezca un Iris explicaré por qué se llaman sépalos y no pétalos.