martes, 14 de enero de 2014

Agua congelada (2)

Si recordáis, en la primera entrega de esta serie os enseñábamos un efecto que podéis realizar con vuestra cámara como es el de congelar el agua. Es una técnica muy fácil de realizar y se obtienen unos resultados más que aceptables. Para quién no sepa de lo que hablamos, puede visitar nuestra entrada Agua congelada para ver un ejemplo.

Para empezar, necesitáis coger vuestra cámara e iros a algún lugar donde haya agua que fluya, las fuentes son un buen sitio para esta técnica. Una vez elegida vuestra zona a fotografiar, tenéis que tener en cuenta que el tiempo de exposición de la cámara tiene que ser muy pequeño, lo que implica un problema: que la foto quede oscura

Este problema se resuelve de una forma muy sencilla. Sí, efectivamente, es lo que estáis pensando, simplemente se trata de elegir un lugar donde haya bastante luz.

Una vez que tenemos nuestro lugar iluminado y nuestra cámara preparada solo queda disparar y disfrutar de este maravilloso efecto.

Aquí tenéis en ejemplo de lo que se puede conseguir con esta técnica. Esperamos que os haya sido útil y si probáis la técnica mandarnos vuestras fotos.



Si te gusta nuestro blog, puede seguirnos en: